--------------- //////////////////////////////// Bienvenidos al blog del Instituto de Derecho Procesal Penal | Colegio de Abogados de Morón ////////////////////////////////// ---------------

5 de noviembre de 2009

Duarte Canaán revela el poder de las repreguntas en “El Contrainterrogatorio”

 por Cecilia Di Lodovico

El prestigioso jurista explicó a 24CON las claves para ganar un litigio. ¿Cómo repreguntar al testigo y cuáles son los vicios de la profesión? Adelanto exclusivo del nuevo libro del abogado dominicano.


      El interrogatorio es esencial en el marco de un juicio oral, pero, también, el contrainterrogatorio puede ser vital en el destino del acusado. ¿Cómo detectar y demostrar al tribunal que un testigo miente? ¿Cómo evitar que las repreguntas se vuelvan en contra de sus propios intereses? Don Pedro Duarte Canaán reveló las claves para sacar el máximo provecho a esta herramienta procesal en “El Contrainterrogatorio”, su nuevo libro, el décimo quinto de su extensa carrera.
       Ceinett Sánchez, directora de prensa de la universidad del Caribe, periodista del canal 37 e integrante de Multimedios del Caribe, acompaña al Decano en su gira de presentación de la obra -distribuida por la editorial Palma- que "está escrita con una prosa muy didáctica y está dirigida a jueces penales, fiscales, defensores públicos, abogados y estudiantes de derecho".
       Con prólogo del Dr. Diego Dieguez Ontiveros, la obra de Duarte Canaán fue presentada en su país, República Dominicana, el 25 de junio pasado, en la Universidad del Caribe, donde ejerce el cargo de Decano de la facultad de Derecho. Dos semanas más tarde, el jurista se trasladó a la universidad de La Habana, en Cuba y luego, a la República Bolivariana de Venezuela. Mañana, “El Contrainterrogatorio” será exhibido en Buenos Aires, durante la Exposición PYME de San Martín (EPSAM) 2009, a partir de las 18 horas.

Entrevista:
-¿Cuál es la importancia de esta nueva pieza literaria?
       Mi libro presenta una realidad que los abogados litigantes latinoamericanos no pueden obviar. Contrainterrogar, no es más que confrontar las declaraciones de un testigo, interrogar, contrainterrogar, confrontar a ese testigo con sus propias expresiones. Mi libro, que tiene 8 capítulos y unas 350 páginas, es inédito en 15 países del continente americano. El contrainterrogatorio es el mecanismo dialéctico de control de la prueba oral. En el juicio oral, los litigantes en aras de procurar una decisión favorable deben hacer un uso correcto de esta herramienta y el libro plantea la necesidad imperiosa de que todo litigante sea capaz de aplicar las técnicas fundamentales del contrainterrogatorio.
      Los litigantes deben hacer uso de esta herramienta fundamental que procura desdibujar la prueba adversa. El buen uso del contrainterrogatorio requiere que los litigantes tengan un dominio completo del expediente, para que sea óptimo el ejercicio del “contra” el abogado debe tener un dominio pleno de lo que ha acontecido.
-En el marco de un juicio, ¿cuál es la ventaja del contrainterrogatorio?
      Se dice que es un arma de doble filo porque en la medida en que el litigante haga un buen uso de esta herramienta, obviamente, pude lograr una sentencia favorable para el imputado que es la persona que está siendo acusada por la fiscalía. Creo que "el contra" es un mecanismo de control dialéctico de las pruebas orales. ¿Cómo puedo yo como litigante determinar que un testigo miente en el tribunal? Sometiéndolo a un contrainterrogatorio, confrontándolo con sus propias expresiones. Ese testigo de la fiscalía dice que mi cliente fue la persona que él vio salir de la casa de la víctima y cuando a mí me toqué como defensa técnica contra examinarlo, confrontarlo con lo que él acaba de decirle al tribunal, yo puedo desenmascararlo si está mintiendo. El contrainterrogatorio requiere una secuencia, una cronología. Las preguntas en el "contra" son sugestivas, sugieren la respuesta: ¿No es cierto que usted se encontraba en la piscina del hotel a las 10 de la noche? El contraexamen implica que yo lo acorrale, lo pulverice, los desdibuje, lo desacredite y si el testigo le acaba de mentir al tribunal, entonces, yo no permito que esa prueba oral sea evaluada por los jueces, porque nos encontramos ante un testigo reticente, hostil, mitómano, que ha ido al tribunal a tergiversar los hechos.
-¿“El Contrainterrogatorio” puede ser material de estudio en todo el continente?
       En Latinoamérica actualmente existen muchas similitudes entre los códigos procesales penales, específicamente, en unos 14 países del continente americano. En Venezuela el código no contempla taxativamente el contrainterrogatorio, los que sí contemplan el contraexamen son los de Chile, Dominicana, Colombia, Nicaragua, Brasil, Honduras, El Salvador, Guatemala. En la provincia de Buenos Aires, no se habla de contrainterrogatorio sino de “repregunta”.
-¿Por qué se dice que es un arma de doble filo? ¿En qué momento puede convertirse una bomba de tiempo que puede explotar en las manos al contra examinador?
      En la medida que no haga un uso correcto de esta técnica, y él podría afectar sus propios intereses. Es decir, que nos encontramos ante una herramienta idónea, ortodoxa, pero en la medida en que se use inadecuadamente, puede revertirse en contra de los intereses.
-¿Cuándo contrainterrogar?
      La mejor cárcel es aquella que no existe. El mejor contrainterrogatorio es aquel que no se hace. Esa es la posición de algunos doctrinarios. Yo sugiero en mi libro que todo litigante, antes de contrainterrogar, debe verificar si lo que ha dicho el testigo, afecta sus intereses. ¿Para qué voy a contrainterrogar a un testigo que no declaró nada que afecte mis intereses? Es lo que los colombianos llaman el contrainterrogatorio sigiloso o contra interrogatorio silencioso. En esos casos, es mejor decir: “No tengo preguntas”.
      Pero muchos noveles abogados, a veces inspirados en el afán de lucirse o exhibirse en el foro, podrían hacer un papel muy destemplado pretendiendo contrainterrogar y muchas veces contribuyen a hundir o perjudicar a sus propios clientes. No es un arma de doble filo, no es tampoco un elemento que busca desnaturalizar la esencia porque, ¿qué es el juicio oral? No es más que la reconstrucción histórica de los hechos. ¿Pero llegan los jueces a la verdad histórica? En Dominicana, los jueces no procuran la verdad histórica, muchos jueces dominicanos y latinoamericanos, fallan solo en base a un grado de certeza.
-¿Cuáles son las diferencias entre el interrogatorio y el contrainterrogatorio?
     En el interrogatorio directo, las preguntas son abiertas: Qué, cómo, cuándo, dónde y por qué. En cambio, el contrainterrogatorio es una especie de pirámide invertida. El maestro Zaffaroni, la figura emblemática más importante de habla hispana, en uno de sus trabajos habla de esto. Significa que es el interrogatorio directo pero invertido. En el directo se formula al testigo una pregunta abierta: “¿Dónde se encontraba usted?” y el testigo se explaya. En el contrainterrogatorio, la pregunta es cerrada y la respuesta debe ser cerrada: “¿Usted salió 11.30 de la casa?” y el testigo debe responder “si” o “no”. ¿Quién es protagonista en el examen directo? El testigo. ¿Quién protagoniza el “contra”? el interrogador.

28 de octubre de 2009
Fuente: http://www.24con.com/

0 comentarios :

Publicar un comentario

Ingresa tus comentarios

archivo

Cargando...