--------------- //////////////////////////////// Bienvenidos al blog del Instituto de Derecho Procesal Penal | Colegio de Abogados de Morón ////////////////////////////////// ---------------

5 de febrero de 2010

Nota al Ministro de Justicia Casal en su paso por Bahía Blanca

ALCOHOLISMO Y NOCTURNIDAD


Casal: Los jóvenes protestan, pero la ley ya es un éxito

El ministro de Justicia bonaerense (*) dijo que se redujeron en el 80 por ciento los ingresos por alcoholismo y por accidentes de tránsito, en las guardias médicas provinciales.

Hubo épocas en que determinados ministerios eran indiscutidos espacios de poder, superiores, en algunos casos, al de los gobernantes de turno. Ser ministro de Trabajo permitió, por caso, a Juan Domingo Perón llegar a la presidencia de la Nación, y ser ministro de Economía fue, durante años, ocupar el centro de la escena nacional.

Por estos tiempos, si un ministerio tiene su silla caliente, ese es el de Justicia. En un país donde la inseguridad dejó de ser una sensación hace demasiado tiempo, donde los policías son dados de baja de a centenas, por hechos de corrupción, y la "mano dura" y la baja en la edad de imputabilidad son un debate de cada hora, los responsables de administrar justicia deben dar respuestas a una sociedad que vive cada vez más encerrada entre rejas.

De paso por Bahía Blanca, el ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, analizó algunos temas
candentes de estos tiempos. No tuvo pudor en señalar que, con la gente famosa, en referencia a "La Hiena" Barrios, la ley debe ser más rigurosa, aseguró que la ley de Nocturnidad fue un éxito y renegó de la idea de sumar a las Fuerzas Armadas para ayudar a controlar la delincuencia.

--Llegó a Bahía Blanca para comenzar a dar forma a un Centro de Protección a la Víctima. ¿Considera que es responsabilidad del Estado asistir a quienes sufren un hecho delictivo?

--Sin dudas. Son situaciones injustas, tanto para las víctimas como para sus familiares, de personas a las que se hace necesario sostener, acompañar e, inclusive, asistir jurídicamente. Ese el objetivo de estos centros. Las víctimas se sienten desamparadas y desconcertadas. Afortunadamente, en comunidades bien organizadas, como Bahía Blanca, recurren al municipio, pidiendo protección y asistencia. Por eso acordamos crear este centro descentralizado.

--Lo ocurrido este mes con el boxeador Rodrigo "La Hiena" Barrios es emblemático. Los familiares de la mujer fallecida amenazan con hacer justicia por mano propia. ¿Cómo analiza esa situación?

--Es un caso que todos tienen claramente asimilado, porque se trata de un personaje público que, haciendo gala de su popularidad, ha tomado un camino de impunidad como si fuera un derecho. Es un caso donde existe una alta responsabilidad social. Cuando la gente ve que un personaje famoso provoca un desastre y, encima, se escapa, genera un repudio total.

--¿Habría que ser más severos, en estos casos?

--Creo que estas personas que tienen fama y publicidad, ligadas, generalmente, al ocio, deben tener una cuota de responsabilidad superior a cualquier otro vecino, porque en ellos se magnifican las virtudes y los defectos.

--¿Qué espera usted de la justicia, en este caso en particular?

--Como miembro del gobierno, me causó mucho dolor no sólo la muerte de esta mujer, sino porque también estamos haciendo un esfuerzo enorme aplicando la ley de Alcoholismo y Nocturnidad, y, de golpe, un personaje como este deja un emblema negativo en la sociedad. Nuestro mensaje es apoyar a la víctima.

--¿Cree que este hecho puede derivar en algunas modificaciones respecto del tema de abandono de
persona?

--Es probable. Siempre un hecho de estas características genera un debate. Nosotros hicimos varias reformas, fortalecimos la competencia de Casación, la flagrancia, que permitió resolver casi 15 mil causas con sentencia definitiva, y modificamos el Código Procesal, porque vimos que delincuentes muy peligrosos tenían libertades anticipadas.

--Esto, ¿mejoró la seguridad?

--En 2009, no hubo un solo caso de un delincuente peligroso que saliera con libertad anticipada y cometiera delitos. Ahora, estamos estudiando el tema de los menores. --Que no es un tema menor...

--Sin dudas. La estadística indica que el 50 por ciento de los delitos cometidos por menores son en coautoría con adultos. Los menores involucrados son usados para disparar un arma que les proveyó el mayor. Esto indica la necesidad de poner más rigurosidad en la excarcelación de esos adultos, porque, una vez libres, siguen recolectando menores.

--¿Podrá modificarse la excarcelación de quienes matan conduciendo un automóvil?

--Es un debate que viene desde hace muchísimos años. Tengamos en cuenta que el homicidio condenable es el doloso, el de aquel que tiene intención de matar. Las personas que tienen accidentes nunca poseen esa intención. Va a ser un debate social más que jurídico y uno de los principales temas de discusión de este año.

La policía y la justicia

--La policía insiste en que ellos esclarecen casos, pero la justicia no termina de resolverlos. ¿Cuánto hay de cierto en esto?

--La seguridad tiene dos subsistemas: el policial y el judicial, cuyo vaso comunicante es la tramitación del hecho delictivo. En esto hay dos miradas: la de la policía, que investiga para esclarecer y encuentra a algunos autores del delito, y la de la justicia, que necesita los elementos probatorios.

--¿Dónde se diluyen las cosas?

--En la sustanciación de la causa suele ocurrir que los elementos acusatorios no son suficientes. Entonces, es común que, si hay cuatro detenidos por un delito, dos queden imputados y dos en libertad. Pero no puede hacerse un análisis matemático de que si algunos quedaron libres la justicia es mala.

--Entonces, ¿cómo se logra ese ajuste?

--Lo importante es que un hecho esclarecido por la policía tenga la consecuente actuación judicial y se

investigue. El problema, hasta hace unos años, era que la justicia ni siquiera investigaba, desbordada por la cantidad de trabajo. Desde que incorporamos la flagrancia, resolvimos 15 mil causas en un año. Esto permitió a los fiscales investigar causas más complejas.

--¿Qué resultados han tenido con la ley de Nocturnidad?

--Muy buenos, al punto que disminuyeron en el 80 por ciento los casos de alcoholismo en hospitales y en accidentes de tránsito. Pero, además, hubo un intento de algunos propietarios de boliches bailables de suspenderla con un amparo y la justicia le dio plena constitucionalidad, señalando un basamento en el Pacto de San José de Costa Rica y en la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

--Los jóvenes, ¿se acostumbraron?

--Protestan un poco, pero hay que hacer contracultura. El control legal es importante, pero se necesita, también, el cuidado social, el de los padres, el de los dueños de los boliches y el de todos aquellos que puedan acompañar un proyecto de vida y salud para una juventud sana.

--Hubo en la ciudad un debate sobre la conveniencia de dar mayor poder a la policía. ¿Qué opinión le merece esa posibilidad?

--Si usted analiza la ley Orgánica de la Policía y el Código Procesal Penal, la policía ya tiene muchísimo poder. Puede hacer allanamientos en flagrancia, apertura de baúles, identificar personas, requisar y cerrar lugares para identificar...

--Pero se dice que esto puede generar abusos.

--Tanto el gobernador como el ministro de Seguridad han puesto claramente de manifiesto que el uso del poder policial tiene que ser racional y legal. Por eso, hace unas horas, han expulsado casi 900 agentes, por hechos de corrupción.

"Este es un buen mensaje a la sociedad. Representa la voluntad del gobierno de que, dentro de las filas policiales, no puede haber gente que comete delitos".

--El ex presidente Eduardo Duhalde ha sugerido recurrir a las Fuerzas Armadas, para mejorar la seguridad.

¿Han analizado esa posibilidad?

--Las Fuerzas Armadas fueron diseñadas para custodiar las fronteras y la seguridad externa. Tienen muchos roles para cumplir en una sociedad; incluso, participando en campañas de vacunación, potabilización de agua y hasta en la educación. Pero darles intervención en las cuestiones internas de convivencia de civiles no está considerado en la agenda de nuestro país.

Mario Minervino

(*) Ricardo Casal tiene 53 años y asumió como ministro de Justicia bonaerense el 10 de diciembre de 2007. Anteriormente, ocupó diversos cargos en la subsecretaría de Justicia, fue secretario de la comisión asesora de la Magistratura bonaerense y dirigió la unidad ejecutora encargada de la construcción de escuelas.
__________________________
Fuente: LaNueva.com

0 comentarios :

Publicar un comentario

Ingresa tus comentarios